Blog

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO A LA FAMILIA SALVATORIANA

Queridos miembros de la familia salvatoriana. Un saludo cordial y lleno de alegría y de gratitud a todos Ustedes que están celebrando este año de acción de gracias por la beatificación de vuestro fundador P. Francisco Jordán. Deseo que el reconocimiento del testimonio de santidad apostólica del beato Francisco Jordán se vuelva en un acontecimiento de gracia para todos Ustedes, para toda la Iglesia, en la cual Ustedes están presentes como celosos apóstoles.

No se olviden que el legado espiritual del beato Francisco Jordán indica un modo de seguir a Jesucristo, un modo auténtico de vivir la fe hacia una Iglesia de puertas abiertas, no encerrada en sí misma; una Iglesia que se vuelve hacia las periferias del mundo, desde una vida en sí transfigurada por el encuentro con el Señor, un encuentro con el Señor que se da con la Palabra, con la Oración y la fraternidad comunitaria de hombres y mujeres.

Saludo a todos los salvatorianos y salvatorianas, religiosos, religiosas, laicos, de los más distintos orígenes y culturas, que Ustedes puedan revitalizar su vocación de ser discípulos misioneros de Cristo Salvador, para revelar a todos los pueblos el rostro misericordioso del único verdadero Dios, por todos los modos y medios que el amor les inspire a Ustedes.

Sigan pues adelante, inspirados adelante, inspirados en el testimonio que les ha dado el beato Francisco Jordán. Busquen ser siempre hombres y mujeres apóstoles más allá de las fronteras, caminando en comunión entre Ustedes como familia religiosa y con toda la Iglesia, cultivando una vida fecunda, creativa y orientada hacia el encuentro definitivo con el Señor.Que Dios bendiga a toda la familia salvatoriana en este año de acción de gracias, que María, la Madre del Salvador, los cuide y los acompañe con su mirada fraterna. Sigan adelante. Sigan adelante con esperanza. Por favor no se olviden de rezar por mí. Gracias.

P. PANCRACIO PFAIFFER SDS
«EL ÁNGEL DE ROMA»
Resumida historia del Beato Francisco María de la Cruz Jordán.
LLAMADOS A UNA GRAN MISIÓN EN LA OBRA DEL BEATO FRANCISCO MARÍA DE LA CRUZ JORDÁN; TODOS DISPUESTOS A «AYUDAR A OTROS A CONOCER AL VERDADERO DIOS Y A SU ENVIADO JESUCRISTO».